Un momento

Pasado el día llegará el momento de acostarte. Sin importar lo que haya pasado hoy, te recostarás en un lugar cómodo, apagarás las luces, tus parpados comenzarán a sentirse más y más pesados y, finalmente, cerrarás tus ojos. Pero antes de dejarte llevar al mundo de los sueños pasarás por un estado intermedio y advertirás que estás en el medio de dos mundos, ni totalmente despierto ni tampoco dormido.

Éste es un instante mágico que puede durar algunos minutos o solo segundos, es el tiempo entre tiempos, es el estado interno que te llevará del estado de vigilia al sueño profundo.

Si te das cuenta, si podes ser consciente de este instante maravilloso, podrás advertir que te quedaste solo, contigo mismo, que es tu momento y no hay nada más. Si tu mente primero se focaliza en la respiración y silenciosamente escucha los latidos de tu corazón percibirás solo tu presente, tu eterno presente.

A medida que pasan los segundos sentirás tu respiración, la cual podrás hacer más y más lenta. Respirarás profundo y llenarás tus pulmones mientras todo tu cuerpo, al mismo tiempo, se va relajando.

El sueño está allí, esperando entrar, mientras estás atento a poder disfrutar del ahora.

Antes de dormirte definitivamente estarás consciente de ese momento de silencio y paz, y si lo deseas, podes indicarle a tu mente que te permita sentir que éste presente es perfecto y que se focalice en agradecer todo lo que te rodea. Claro que, si querés, podés dejarte llevar por los problemas, por lo que te hace falta o por lo que aún no tenés resuelto, pero acaso ¿no te dedicaste gran parte del día a eso? No te lo recomiendo.

Podes regalarte el instante previo al descanso para decirte que todo está bien, que seguís vivo y que lo mejor está por llegar. También podrás elevar tu plegaria, deseo o consulta y dejar al universo la tarea de comunicarte el camino. Podrás elegir las palabras más bellas y amorosas para decirte, desde lo más profundo de tu ser, lo valioso que sos.

Ya casi te dormís, estás en una situación de ensueño, no estás aquí pero aun estás en consciencia. Estás en paz y en armonía, tu respiración es suave, se dibuja una pequeña sonrisa en tu rostro que nadie ve pero que podés sentir.

Ahora ya te dejas llevar, podes soñar e imaginarte quién querés SER, fortaleciendo tu confianza y fe en vos.

No hay miedos, respiras hondo una vez más y te preparas para viajar por el mundo de los sueños. Ellos te guiarán, porque tal como podés soñar y crear tus sueños, así también lo podés hacer con tu realidad.
¡Mucha vida para todos!
Carlos Sánchez

carlosanchezFacebook: carlosanchezcomunicacion
Email: csanchezcomunicacion@gmail.com
Web: www.carlosasanchez.com.ar
Celular: 154502626

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password