Minimalismo

_minimalismo1

El minimalismo no es la meta, es el camino.

Por Pedro Campos
www.lavidaminimal.com

No sos minimalista cuando tu casa luce de cierta manera. O cuando lográs tener la mínima cantidad de pertenencias. Sos minimalista cuando tu forma de ver la vida ha cambiado. Cuando te das cuenta que existe una mejor manera de vivir: más simple, con más libertad, más amor, más calma, menos apegos, menos consumo y menos distracciones.

Una vez que sabés eso y decidís hacer los cambios necesarios en tu vida, lo demás no importa tanto. Podés cambiar poco a poco, empezar por donde quieras, equivocarte, detenerte, simplificar a tu propio ritmo.

Empezá  firme, pero no sientas prisa. Recordá que no hay un destino al cual llegar. No es una competencia. Es tu vida, tu minimalismo y tu propia manera de vivirlo.

El minimalismo no se vive de afuera hacia adentro, sino de adentro hacia afuera.

10 retos minimalistas que podés hacer hoy mismo

Para empezar un estilo de vida minimalista, basta con dar un primer paso.

Recordá que el minimalismo no se trata únicamente de vivir con pocas pertenencias. Sin embargo, darte cuenta que guardás muchas cosas que no usás (ni vas a usar) es una buena forma de empezar.

¿Te animás a poner en práctica hoy mismo uno de estos?

  1. Decile adiós a una prenda
    Abrí tu armario y buscá una prenda que no te hayas puesto en los últimos 6 meses. ¡Dejala ir! Podés donarla o regalarla a alguien que la quiera. Puntos extra si te deshacés de más de una.
  2. Deshacete de un utensilio de cocina
    Revisá tu cocina y encontrá un utensilio que no uses. Tal vez tengas demasiadas espátulas o hasta una licuadora que nunca usás. Deshacete de ese objeto. Entre más espacio ocupe, mejor.
  3. Regalá un libro, disco o película
    Revisá tu colección y elegí un libro, disco o película que no te interese tener. Regaláselo a un amigo o a algún extraño. Si nadie lo quiere, dejalo en algún parque con una nota que diga “para el que lo quiera”.
  4. Jubilá un par de zapatos
    Todos tenemos ese par de zapatos que rara vez usamos. Elegí un par de los que puedas deshacerte. Dejalos junto al tacho la próxima vez que saques la basura, seguro a alguien le servirán más que a vos.
  5. Depura tu bolso, mochila o tu cartera
    Sacá todas las cosas que tenés en tu bolso, mochila o cartera y volvelas a meter una por una. Descartá todo lo que no necesites llevar con vos y quedate únicamente con lo esencial.
  6. Simplificá un espacio
    Elegí un espacio de tu casa (un cajón, una biblioteca, un escritorio) y asegurate de dejar sólo lo que pertenece a ese espacio. Lo demás, reubicalo o deshacete de él.
  7. Ignorá tu celular por una hora
    Poné tu teléfono en un lugar donde no lo tengas a la vista. Intentá no revisarlo durante una hora entera. Limitate a únicamente contestarlo en caso de que recibas una llamada importante. Si sentís urgencia de revisarlo, poné atención a la necesidad y analizá de dónde viene.
  8. Borrá a un contacto de Facebook
    Casi todos tenemos ese contacto en Facebook que entra en la categoría de “no sé por qué lo agregué / no me interesa su vida”. Localizá uno y eliminalo. *Si todos tus contactos son importantes para ti, omití este reto.
  9. Renunciá a algo que deseás comprar
    ¿Qué tan larga es tu wishlist? Hacé una lista de las cosas que querés comprar próximamente y renunciá a una de ellas. Intentá responder a la pregunta: ¿qué pasaría si no lo compro?
  10. Dejá ir algo con valor sentimental
    Conservar cosas de valor sentimental es importante para todos. Sin embargo, aprender a desprendernos del significado que le damos a los objetos puede ayudarnos a vivir con menos apegos. Buscá algo que con valor sentimental y dejalo ir, aceptando que el recuerdo no está en el objeto sino en tu memoria.

 

 

 

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password