Gabino Tapia, un estilo que está en todas partes

__gabino1

Por Melissa Bendersky. Fotos de Mariano Pose.

En remeras, carteles, afiches, logos, revistas, está Gabino Tapia. Sus dibujos y diseños forman parte de la imagen de Bariloche, aunque mucha gente no lo sabe. Gabino hace más de 50 años que retrata desde el humor y la ilustración lo que cree es necesario resaltar o aquellos temas sobre los que reflexiona.
Gabino vive en Bariloche hace 35 años. Dibuja desde chico y trabaja con el lápiz y su creatividad desde la adolescencia. Define al dibujo, su herramienta de expresión y trabajo, como su: “hermano del alma, mi otro yo porque nos complementamos”.detacada-gabino3

–¿Qué podés decir sobre ese “hermano del alma” tuyo, sobre el dibujo y el ser dibujante?
–Con el dibujo te entretenés, la pasás bien, te das manija, te levantás, en la medida en que sientas que el dibujo, la pintura o lo que sea, te hace falta para pasar un día muy bien, entretenido. Dicho de otra forma, podés no tener amigos que si te gusta tanto como a mi me gusta el tema, te cagás en la soledad. Es más, en la primera adolescencia (a mi me pasó, eh, no quiero decir que le pase
a todo el mundo) cuando decidís cultivar el arte, en general, lo que sea: el dibujo, la pintura la escultura o la música, y comprobás lo que hay alrededor tuyo, en la sociedad, el noventa por ciento de lo que te dedicás a crear es porque falta tanto alrededor o es tan distinto lo que te vendría bien socialmente, como grupo de gente, que si no inventás algo, vas muerto. Y para no andar solo te hacés creador, como diciendo “quién carajos se cree que es dios”.

A la larga una de las cosas que aprendés o en las que entrenás es a estar solo en plena multitud o a la inversa, a cómo crear, inventar imágenes para no sentirte solo. Inventar te termina haciendo el creador de algo.

detacada-gabino5–¿Qué de común y qué de diferente tenés con como eras cuando empezaste a dibujar?
–En común tengo el cariño por la cosa, la vocación. Lo diferente y, son… sesenta años, porque yo empecé con el dibujo desde muy chiquito, aunque seguimos siendo el mismo cuerpo y la misma mano.

–Hablando de manos ¿alguna vez tuviste que dibujar usando la otra mano?
–Siempre fue mucho peor… (sonríe irónicamente) he tenido que dibujar con la boca, y me he atado los lápices a la muñeca. Y no necesariamente por haberme quebrado: desde los 14 años en mi vida he estado tres veces en coma por accidente y dos veces por ACV (accidente cerebrovascular). Digamos que estoy de puro pedo de vuelta y entonces cómo te las arreglás para dibujar pasa a ser lo de menos, porque el tema es cómo hacés para dibujar, para vivir mañana y para comer esta noche. Y eso porque dibujar siempre me ha gustado, porque nunca me he afligido mayormente, pero situaciones así te entrenan para una pila de cosas, en especial para saber que no hay que hacer planes para dentro de… sino que vas improvisando, te hacés especialista en improvisar.

–¿Quisiste cambiar de profesión?
–No. Me gusta mucho el arte y sin cambiar me he dedicado alternativamente a la escultura, la música, la pintura, el dibujo. Me gusta la investigación y nunca he cambiado sino que voy agregándole laburo, ya sea por entretenimiento o por falta de guita.

Rebelde por naturaleza
Desde el Concejo Deliberante de Bariloche fue declarado ciudadano ilustre, pero como ese no es su estilo, no quedó muy contento con la idea, aunque sabe que obviamente la declaración se impulsó con buena intención y como modo de agasajarlo. Gabino es un personaje barilochense, un referente de la cultura local, aunque no sólo no le interesa serlo, sino que tiene una visión crítica al respecto:

–¿Te considerás un “personaje barilochense”?
–No, porque no considero que cumpla con determinados criterios intelectuales, civiles o sociales. Sí, si pienso que alguien puede ser mencionado como “personaje” por la necesidad de generar personajes que tiene el resto de la gente, para poder crear un elemento más que te permita la “selfie”, como se dice ahora. ¿Si me considero un referente? Sí, pero sólo por la necesidad social de la gente de tener personajes creados para… Por lo mismo que se han parido dictadores, sanmartines, belgranos, sarmientos, presidentes de directorio o líderes, Jesucristo y Hitler. Por todos esos motivos por los que la gente inventa pastores y majada: se inventa majada para poder tener pastores y pastores para poder tener majada. La gente es patota. Y bueno, cuentan con mi respeto, no con mi simpatía.detacada-gabino2

–Ya no das más talleres ¿por qué?
–No doy más talleres por varios motivos. Me superaron las redes cibernéticas, el concepto de la hipercomunicación, la velocidad de la técnica. Me saturó prestarme a la sociedad, o sea ya no le encontraba el gusto sino al revés, sentía disgusto y mala onda. Al mismo tiempo me empecé a sentir con la salud floja, me daba trabajo cumplirle a la gente, le fallaba muy seguido, y como eso coincidió con que se habían puesto todos medianamente muy estúpidos, yo inclusive; un día me sentí como para irme como quien se va con elegancia. Había que cortar ya, y eso hice.

–¿Ahora qué estás haciendo?
–Estoy dibujando, inventando cosas, armando un proyecto para ver si me voy detrás de eso, a Barcelona. Es un proyecto que tengo de toda la vida. Estoy ilustrando y escribiendo, o sea haciendo mi libro, ilustrado por mí y entendido por mí para no tener que explicarle nada a nadie… eso es parte del ancestro antisocial que tengo (risas). Este proyecto de libro se trata de una humorada sobre la vejez, se va a llamar algo así como “La vejez por uno mismo”, o sea no oída por nadie sino contada por uno mismo. Está escrito con humor y trata sobre cómo ves venir el declive. Empieza con un prologuito que dice: “Cuando te empezás a olvidar algunas cosas, es normal; cuando te empezás a olvidar muchas cosas es vejez; cuando te empezás a olvidar qué quiere decir acordarse, es Alzheimer”. Paralelamente estoy dibujando mucho todos los días, y colaborando cada tanto con alguna humorada para la revista del Todo.

Gabino, que se describe a sí mismo como “universalista, nada doctrinario con nadie, antirreligioso, antipolítico y antigregario”, cuenta que tiene ganas de irse de Bariloche.

–¿Y porqué todavía no te has ido?
–Los diez queridos que tengo desde hace sesenta años son los que generalmente me tienen así, en Bariloche, porque de esos diez, la mitad son de Bariloche, y por eso todavía no he arrancado, no me voy porque los voy a extrañar. No son 20 millones pero cinco me alcanza para saber qué es extrañar, y por más que uno lo diga, uno no ha sido parido para ser tan solitario.

Desde el arte, Gabino Tapia aporta a la reflexión sobre la sociedad que somos y la que podríamos ser, si apuntáramos a un cambio más inclusivo, justo y solidario.

Ciudadano ilustre para el estado municipal y responsable de parte de la imagen que conforma la idiosincrasia de Bariloche, Gabino “baja” al centro todos los días, a dibujar sentado en la mesa de algún café. Un dibujante constante con su vocación y sus convicciones.

detacada-gabino6

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password