breaking news New

Daniel Nico: artesano sideral

Daniel es herrero de oficio y artista de espíritu. Comenzó como aprendiz de su padre, Don Carlos Alberto Nico y perfeccionó su talento con el tiempo. En Bariloche, si se habla de la siderurgia, es difícil que su nombre no se mencione, es referente. Hay más, Daniel es un buscador. Como los herreros de los clanes antiguos, él encuentra cosas extraordinarias para mostrarle a su comunidad, Bariloche, y es muy querido por eso. Vive en una casita de cuentos maravillosa con su esposa Silvia, con quien comparte el fuego de querer hacer para los demás y el amor al arte.

-Dicen que sos una persona apasionada que lleva adelante lo que se propone ¿Cómo vivís eso?

Con obsesión. Me gusta descubrir para retribuir. Hace un par de años vinieron los hermanos Nuñez y Ruíz Güiñazú, un trío de chamamé que me gusta mucho. Me pareció que el pibe que tocaba el bandoneón era el Aníbal Troilo del Chamamé. Hicimos lo imposible por contactarnos con ellos y, aunque no los trajimos nosotros, aportamos para promocionarlos. Hoy los hermanos son los músicos de Ramón Ayala, un referente de la música misionera. Me acuerdo de haber traído a Néstor Marconi y Oscar Giunta, Marconi es músico de tango y el bandoneonista que acompaña a Goyeneche en la película Tango Sur, ahora es amigo mio. Lo trajimos con Oscar Giunta porque el Quinteto Real no pudo venir, fue fantástico.  Después nos conectamos con Walter Malosetti que se presentó con su hijo Javier. También con Jorge Navarro y Baby López Fürst, dos pianistas de Jazz impresionantes. También Liliana Herrero que hoy es como una hermana para mí y Juan Falú que presentó su disco homenaje al “Cuchi” Leguizamón y Manuel Castilla. Todo fue con el grupo Ensamble, conformado por Norma, Anita, Silvia,Chingolo, Roberto y yo. Hicimos muchas cosas porque nos apasiona compartir ¿Viste como cuando salís de ver una película que te gustó y querés que todos la vean? A mí me pasa eso con la música.

– Y eso también dice mucho de vos…

Tenemos el concepto de cultura claro, sin gente no existe porque toda cultura es popular. Fundamentalmente lo que nos identifica como personas es la utilización de símbolos, tener un lenguaje común. Vos escuchás algo que te gusta y te acercás, y si es bailable, la bailás. El lenguaje común más grande que existe es la música y nos comunica a todos.

– También tenías un programa de radio en el Arca, y cada año le cambiabas de nombre ¿Qué era lo que más te gustaba mostrar?

Ya no tengo el programa de tango y algunos me lo reclaman. Era un poco ecléctico, por ejemplo, me gustaba poner la versión de Nada de María Graña con Mercedes Sosa y después la Novena Sinfonía de Beethoven. Mucha gente lo extraña. A mí me gusta mucho el tango, nos identifica a los argentinos como hacedores de un ritmo tan característico. Se llamó El alma en Orsai, El Chamuyo, Pongamosle, Ser guapo es laburar, cada año era uno distinto. Era bárbaro, yo no tengo una gran voz como locutor, tampoco me arriesgaba mucho, pero me parece que un programa de radio tiene que tener mucha música. Si uno tiene la cabeza abierta, la música te proporciona sentidos en donde, a veces, insistir sobre el panfleto no agrega nada. Me gustaría volver a hacerlo…Argentina tiene tantas cosas para descubrir.
Herrero, melómano y productor pero ante todo, es hacedor y hace mucho.
Por Arte & Oficio

Su taller se encuentra en Avenida Bustillo KM 8500 y con tan sólo ver el frente, se intuye que allí pasan cosas fantásticas. Cuenta: “Yo tuve suerte de armarme un espacio, donde es mi casa y donde mi mujer me da una súper mano. También construí un lugar no sólo para mostrar lo que hago sino para compartir un poco la cultura del barilochense y del argentino. Esto me obsesiona, buscar en nuestras raíces y valorarnos como somos. Ahí exponemos cuadros de un amigo que falleció el año pasado, un gran pintor argentino, que se llamó Egon Paul Hoffman. Nos faltan cosas pero nos sentimos plenos, vivimos bien. Creo que sería fenomenal que todos tuvieran un oficio desde la escuela. Me gustaría que los chicos entiendan que el esfuerzo que hacen los docentes no se debe tirar por la borda. Estaría bueno enseñarlo porque a esa edad no te das cuenta de que no estudiar es perder tiempo”.

Su primera muestra artesanal en el Salón Cultural de Usos Múltiples fue en 1981 y no paró. Organizó y participó en la primera muestra peatonal de La Patagonia de artesanías, realizó una exposición conjunta con José Luis Chirulo, presentó su arte en la reinauguración del Hotel Llao Llao y esos sólo fueron sus primeros pasos.

El buscador de tesoros

Daniel cuenta que para la industria del metal se utiliza el término metalurgia  mientras que la del hierro se la conoce como siderurgia: “Sideros es estrella ¿Viste cuando uno dice espacio sideral?”

-¿El herrero es alguna especie de hechicero de poderes mágicos? ¿Un explorador del universo?

El primer hierro que utilizó fue el de los meteoritos. No fue uno mineral, cayó del cielo. El herrero del clan tenía que ir a buscar su materia prima, por supuesto a veces tardaba una vida en encontrarla. En el medio, pasaba por otros clanes con su chapa de trabajo y esto le permitía no tener problemas de comunicación. Yo quiero que el oficio se reconozca, se pague mejor, en cada artesanía uno deja su huella. Discrepo con la gente que busca antigüedades y no es capaz de ver en el artesano de hoy lo que sería la futura gran importante antigüedad.

Cuando un artesano se levanta, en general, lo primero que piensa es en qué va a hacer ese día. Así son las mañanas de Daniel: “A veces me escapo antes de que mi señora se levante porque duerme un poquito más. Yo y me voy a un almacén de acá cerca que es de un amigo, tiene máquina de café. Intentando revivir aquellos cafés porteños, nos juntamos algunos personajes a charlar un ratito. Después con  mi mujer empezamos el tema de proyectos, siempre tenemos alguno. A veces es chiquito y otras veces es enorme”. Él habla rápido, pero no de apurado, sino porque tiene demasiado para decir y quiere hacerlo todo. Su mente es curiosa y su imaginación vuela libremente. Entre una de sus grandes ideas, se le ocurrió escribir una obra de teatro sobre el tango, y allí está, buscando entre las estrellas la inspiración divina que lo lleve a seguir creando.

Por Flor Nieto

 

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password